El autor de este blog agradece la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre que se mencione la fuente.

17 octubre 2017

Su personita sí es relevante

Siempre me pregunté por las razones que podía tener Nayib Bukele para permanecer en el seno del FMLN, si proclamaba a gritos sus serias divergencias con la política gubernamental y las opciones sociales y societales de la dirección de su partido. Bukele suele equiparar al FMLN con ARENA. No estoy sugiriendo que no tenga razón, sino que eso no es nuevo, es anterior a su entrada al partido. Bukele ha afirmado que existe incompatibilidad de sus ideales con la ideología arenera, por una simple ecuación se concluye que sus ideales personales son incompatibles con los del FMLN. No obstante permaneció hasta su expulsión y creo que en el mundillo electorero este hecho lo ha beneficiado. La principal razón de su obstinada permanencia en las filas del FMLN se debe al imbroglio legal salvadoreño: primero si lo expulsan puede permanecer en el puesto; segundo si se iba no podía crear un nuevo partido pues iba a ser considerado tránsfuga, mientras que ahora perfectamente puede crear su propio movimiento. Es este punto el que fue meditado por sus consejeros.

Al mismo tiempo estuvo presente en los consejeros del Príncipe una precaución, los votos que agregó para su elección al puesto de alcalde capitalino no alcanzan para ser electo sin el aporte de los votantes firmes del FMLN. La crisis política que vive el país comporta una alta abstención y un aumento de la desconfianza del electorado por el mundillo electorero. O sea que esto no se arregla fácilmente con regalitos, sonrisas y calcetines verdes o celestes. Es cierto que cada vez más la imagen cuenta mucho más que las convicciones y los programas. Y la imagen se perfila con una presencia permanente en los media. Su propia actividad tuitera y facebookeana nutre las páginas de la prensa y las pantallas de la televisión.

Los métodos publicitarios recomiendan aplomo, seguridad, firmeza en el comportamiento del vendedor. En nuestro caso, el de Bukele, el vendedor y la mercancía son la misma persona. Por eso el egocentrismo y la prepotencia han suplantado las virtudes antes anotadas. Vivimos en un país subdesarrollado tercermundista, Nayib Bukele es un producto de nuestra sociedad. Y sus recursos intelectuales y éticos son los de nuestra sociedad. Es por eso que recurre a ejemplitos de baratillo, el velero que las olas y el viento abaten, reduciendo el destino personal y nacional a la voluntad divina, “que se haga su voluntad”, sí, muy bien, pero hasta ahora nadie ha visto a Dios meterse en los destinos de los países, luego nos da otro ejemplo, el del empeñoso pueblo japonés, es cierto que Japón quedó pobre y exhausto después de la Segunda Guerra Mundial y claro que los capitales nipones y estadunidenses le exigieron a los trabajadores mayores sacrificios. Creo que los salvadoreños no hemos necesitado el ejemplo japonés para trabajar duro y en lo que se presente. La visión de Nayib Bukele es la de un patrón y “el pecado salvadoreño” se reparte por igual entre todos, entre los oligarcas que sacan sus capitales del país, que se niegan a contribuir en el presupuesto de la nación a la altura de sus riquezas y los pobres que trabajan duro por un miserable salario. En su raciocinio de patrón la culpa es de todos por igual.

Hay otro punto en lo que concierne al Japón, la situación de la economía no era la de un país en desarrollo, sino la de una potencia mundial que acababa de perder la guerra, pero que tenía el bagaje material y humano para recuperarse. Llegaron además inversionistas de otros países, el nivel de las universidades japonesas incluso antes de la guerra eran superiores al bajo nivel de nuestras instituciones de enseñanza. No se puede construir empresas industriales sin ingenieros de alto nivel, sin una mano de obra cualificada y con capacidad de absorber nuevas tecnologías.

Es cierto que uno no se hace mundialmente famoso (su aspiración más íntima) siendo alcalde de una pinche capital centroamericana, para una “persona”, dijo poniendo cuidadosamente en su pecho la palma de su mano, tal vez para que no quedara duda que hablaba de sí mismo. Es incluso irrelevante para esa gloria vana incluso ser presidente de un pinche país como el nuestro. Sabe que no será premio Nobel, que tampoco va a llegar a ser un nuevo Messi o Ronaldo o sea no va adquirir fama mundial ocupando el puesto supremo de presidente: no obstante ese gran inconveniente, está dispuesto a condescender a gobernarnos por nuestro bien, pues le parece que su personita sí es relevante para todos nosotros.

03 octubre 2017

Conversación sin bridas

El pleito entre Nayib Bukele y los dirigentes del FMLN ha entretenido la atención de los ciudadanos y ha acaparado los comentarios de especialistas y expertos de los media nacionales. La realidad es que Bukele desde hace ya cierto tiempo viene manifestando su desacuerdo con la política del FMLN, en muchos terrenos. En alguna medida este ha sido su fondo de comercio político que le ha permitido popularidad incluso dentro de las filas del mismo FMLN. Respecto a esto los dirigentes del FMLN no manifestaban su enojo, ni desaprobación. Hubo uno que otro dirigente que rechinó, incluso cuando se pretendió en algunas declaraciones “independiente”, le recordaron que era miembro y cuando se iba a presentar como candidato a alcalde de San Salvador se le recordó que se presentaba en tanto que miembro del partido. La actitud condescendiente del partido con su “oveja perdida” le creaba una aureola de tolerancia y de admisión de divergencias, de cierto pluralismo.  En algunos momentos, los dirigentes tuvieron que alzar el tono, pues los descarríos de Bukele se hacían cada vez más patentes y poco a poco la condescendencia del FMLN se convirtió en aliciente para Bukele. La dirección del FMLN es experta en resolver este tipo de conflictos, llaman la atención, toma la palabra algún miembro cercano del “centro” que amenaza, dan señales que la línea roja ya fue pisoteada. Bukele no entiende ese lenguaje, él no es realmente de la familia, vino como Funes de afuera (pero el expresidente tenía mayor experiencia política y fue mejor asesorado).

En todo caso le hicieron la cama y el Tribunal de Ética lo más probable va fallar por la expulsión. Este episodio de la vida interna del partido y de la vida política nacional merece que se analice no en sí, sino en su papel revelador del bajo nivel político de nuestros analistas y comentadores. En realidad, mientras se comentaban las declaraciones, se evaluaba quién saldría ganando o perdiendo en la separación, en la Asamblea, en las oscuras reuniones de comisiones parlamentarias se tramaba una “no reforma” sobre las pensiones. El destino político de una persona pesó más que el desprecio hacia miles y miles de salvadoreños, que pudieron acceder a una jubilación decente y universal, que manifestaban los diputados y el gobierno al corroborar lo existente agravándolo.

El poderío de los medios de comunicación de masas es que nos construyen un mundo en el que existe solamente lo que deciden los dueños de esos medios, lo que no mientan estos medios queda afuera de la realidad, no existe. De repente nos anunciaron la aprobación unánime de la reforma que dejaba la estructura anterior intacta con todos los problemas futuros que cuelgan como una espada de Damocles sobre el presupuesto nacional y amenaza con una pronta situación de impago gubernamental. De esto apenas se habla. En realidad lo que se recalca es la armonía lograda en la Asamblea y la pronta ratificación presidencial. Esto ha pasado como una nube de tormenta que no descarga su lluvia.

La gravedad de lo que acaba de pasar es tal que el silencio mediático, la ausencia de respuesta popular antes y después del voto no deja de dar desánimo. Vaya, vean el poderío de los media: al ladito, en Honduras, hay asesinatos políticos, represión despiadada, brutal contra manifestaciones de campesinos, de profesores de escuelas, de obreros, todo esto no provoca la algarabía en las redes sociales como la brutal represión en Cataluña el día domingo pasado. De repente muchos salvadoreños descubren que existe un movimiento separatista, pero ignoran su origen, si es de izquierda o derecha. Se habla de un derecho de voto que no es respetado en general, como si en Cataluña nunca hubieran permitido que los catalanes acudan a las urnas, como si nunca han habido campañas electorales. Se habla de defender la democracia en Cataluña, la democracia y no otra cosa, se habla de libertad, pero abstractamente, sin dar detalles. ¿Qué libertades se le niegan en particular a los catalanes? Digo en particular, la Constitución de España con todos los defectos que pueda tener se aplica por igual a todos los españoles, cualquiera que sea su provincia, su comarca, andaluces, castellanos, vascos, etc. Una minoría que promueve la independencia (con justificadas razones o no) se vuelve en los comentarios en “el pueblo catalán”. Y vemos a los salvadoreños mostrar un internacionalismo ausente, totalmente ausente cuando se trata de nuestros hermanos hondureños. Los catalanes han tenido la posibilidad de existencia en el mundo que crean las noticias, los hondureños, nosotros mismos no existimos nunca en las noticias mundiales.

De la misma manera, los muertos en Las Vegas nos entristecen y nos conmueven, son más de cincuenta. La fuerza de los media respecto a nosotros mismos es que en el mes de septiembre hubo 435 muertos por asesinato y ya nos acostumbramos, ya nos acostumbraron. Esas muertes sirven para mantener el miedo, para sembrar el terror, miedo y terror reales, existentes en cada uno de los salvadoreños. Pero también es un miedo y terror existente en los media, en el mundo de los media, que nos presentan este fenómeno como una especie de fatalidad, como una plaga, como un “castigo divino”, como algo que nos cayó del cielo. Las maras son ajenas, un cuerpo ajeno, una suerte de excrecencia social inexplicable, un enemigo interno que se nos ha impuesto y nada, ni nadie puede hacer algo para salvarnos de esa maldición. El terror y el miedo frena la reflexión y opaca la inteligencia.

Si vuelvo ahora en esta conversación al pleito entre Bukele y los dirigentes del FMLN, pues uno de sus “delitos” es que ha afirmado y reafirmado que no hay diferencia entre su partido y ARENA. Esto ha sofocado a los efemelenistas, a todos desde la base hasta la cúpula. Pero si al mismo tiempo volvemos a los otros dos temas de esta plática, en el primero votaron juntos y en cierto sentido los diputados del FMLN refrendaron lo hecho por ARENA y lo reforzaron y en el segundo tema, el de las maras, pues la represión fue el método arenero, los efemelenistas entraron en esta subasta y sacaron al Ejército de los cuarteles, no han parado de agravar leyes, les impusieron el mote de “terroristas” con una ley ad hoc, el gobierno se dice en guerra y han aparecido “grupos de exterminio”. Se sospecha fuertemente que son miembros de la PNC y miembros del Ejército y el gobierno simplemente niega la existencia de esos grupos paramilitares y “justicieros”. Pudieron perfectamente crear una comisión que investigara los hechos incriminados. Pero prefieren el silencio.

07 agosto 2017

Buscar un pensamiento eficaz

He dejado correr más de un año sin escribir algo en este espacio. Los temas no han faltado, pero sí las ganas de comentarlos, de abordarlos. La situación en El Salvador se agrava y los que están en el poder fingen un optimismo ilimitado. Por otro lado, los mismos que se dan cuenta de lo desastroso de la situación acusan al partido opositor de bloquear las soluciones en la Asamblea y cada fallo de la Sala de lo Constitucional es interpretado como una agresión o peor como una tentativa de golpe de Estado. Han entrado incluso en pleito con la embajadora de los Estados Unidos en el país. Es cierto que la embajadora se mete en asuntos internos del país, pero no es la primera en hacerlo, ni la primera vez, pero en esta ocasión el asunto de la injerencia es un decreto-ley que ha recibido la reprobación mayoritaria en el país: la ley sobre la “extinción de dominio”. El mismo alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, exhortó al presidente Sánchez Cerén a vetar esa ley. Pidiéndole que obrara con valentía. El presidente hizo caso omiso de todas la protestas y de la exhortación del popular alcalde. Esto merece tal vez comentario, pero asuntos como este se repiten cada semana y no es que mi indignación se haya agotado, al contrario aumenta. No obstante creo que ya ha quedado al desnudo ante buena parte de la población el obcecado ofuscamiento de los actuales gobernantes. Nada, ni nadie puede desviarlo de su línea de conducta: dejar a la oligarquía que siga dominando a la sociedad, enriqueciéndose a sus anchas, mientras ellos se aprovechan del maná estatal. El famoso “bien vivir” se ha vuelto en la “buena vida” de los antiguos guerrilleros y de su cherada.

La situación política es un panorama sin horizonte, sin que tengamos actualmente una posible alternativa que ofrecerle a los ciudadanos. El sistema electoral nos obliga a ir a elecciones repetidas y muy cercanas. Durante mucho tiempo el pueblo sufrió la ausencia de reales elecciones, los fraudes y los trucos se acompañaban con cíclicos golpes de Estado, fue una aspiración profunda tener elecciones limpias y libres. Al parecer hemos obtenido satisfacción, tal vez nuestras elecciones no sean totalmente intachables, pero no creo que exista realmente algún país en el mundo que pueda erigirse en ejemplo. Las millonarias y carnavalescas campañas que le imponen a los estadounidenses y europeos, con una confiscación de la toma de palabra en los grandes medios de comunicación, que cada vez más afinan sus argucias y muestran su poderío de condicionamiento de la opinión mayoritaria, son la muestra que la democracia representativa, no es ni democracia, ni representativa.

En nuestro caso, tener lo que tenemos, ha sido en cierto sentido un adelanto. El fraude si acaso sigue existiendo no es significativo, los partidos no son perseguidos, ni sus militantes. Pero las campañas electorales no tienen ninguna altura, no hay programas que se discutan con la población, ningún partido ofrece alguna alternativa, un vigoroso plan para salir del endeudamiento, que se parece mucho al barril de las Danaides.

ARENA no es la alternativa, ya estuvieron gobernando durante veinte largos años, sin que ofrecieran el inicio de solución a los problemas nacionales, incluso sus gobiernos se caracterizaron por cierto autoritarismo y actos represivos. Cada vez es mayor el número de la gente que no quiere el retorno del partido de extrema derecha al poder. La paradoja es que también aumenta el número de los que no quieren que el FMLN siga gobernando.

Nos encontramos pues ante un vacío político, no existe un partido que pueda encarnar hoy por hoy las aspiraciones populares. No existe y no se ve a corto, ni a mediano plazo la posibilidad de que surja. Esto significa que por el momento la tarea no es llamar a votar, tomar partido por uno o por el otro, pues el resultado, el que sea, será la agravación de lo que venimos padeciendo.

Existen por el momento varios partidos “en formación”, pero su actividad real es casi confidencial, con poca o ninguna incidencia en el quehacer político y social. Hay también un sinfín de organizaciones no gubernamentales que han fraccionado al extremo los movimientos sociales que antes existieron. Este desperdigamiento de la acción le resta fuerza a la movilización o más bien la esteriliza. No es por gusto que muchos de los fondos que financian las ONG provengan de oficinas afiliadas o aliadas a la Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos.

Se terminó la “guerra de liberación nacional”, guerra que no se prolongó hasta la victoria, que vino a desembocar en una negociación y un acuerdo en el que fueron olvidadas las razones que le dieron origen. Hemos entrado a otro período de la historia nacional con los mismos problemas sociales, económicos y culturales que se tenían antes de iniciar la lucha armada. Ahora ya no se puede plantear de nuevo y de manera inmediata una lucha similar, por razones que no vale la pena enumerar. La prolongación de la violencia en el país, aunque la actual sea delincuencial marca desastrosamente la vida de los salvadoreños. Los gobiernos que se han sucedido en el poder no han encontrado realmente nada que no sea la violencia para parar la violencia. Y los resultados son el aumento de los crímenes y la agravación de la actividad de las maras. Estas se han vuelto en algunas regiones las gestionarias de la vida civil, imponiendo toques de queda, peajes, multas, extorsiones e incluso la huida del territorio de familias enteras. No hay un plan de prevención, nuestro país que ha sufrido desde casi un siglo (desde 1929) violentas dictaduras, ha incorporado como modo de vida el ejercicio y la ideología de la violencia. Muchos son los que exigen la pena de muerte, otros la ponen en práctica con los escuadrones de exterminio o con leyes y discursos que despenalizan a las fuerzas armadas de cualquier atropello contra los ciudadanos bajo el pretexto de luchar contra las maras. Nos encontramos sumergidos en esa espiral. Es el problema primero y de mayor preocupación de los salvadoreños. El resto de problemas han pasado a segundo plano. Esta circunstancia es propicia para los gobiernos. El descontento social se va hacia un fenómeno criminal al que los gobiernos fingen darle tratamiento. Y como gozamos de una cultura de la violencia, la mayoría de salvadoreños se conforma con pedir mayor represión aunque ha quedado patente que no es ninguna solución. Las maras se han convertido incluso en una fuerza con la que los partidos tienen que negociar.

Lo repito, tenemos un panorama político sin horizontes de futuro. La sordera de los gobernantes ante las críticas que se emiten ha logrado cierto desgaste de la voluntad ciudadana. En algunos sectores ha surgido un nihilismo, un profundo pesimismo que ha empezado a sucumbir en una ciega apatía, asumiendo que nada se puede emprender. La sociedad futura en la que se pensó, por la que se luchó y se ensangrentó al país nos repiten que simplemente fue un sueño, una utopía. Los gobernantes actuales con su partido y militantes repiten que las circunstancias han cambiado y que aquel sueño y aquella utopía se han vuelto aún más inaccesibles. La consigna es dejar de soñar, abandonar las utopías, ahora nos exigen que aceptemos sin más la real pesadilla en la que vivimos.

Pero lo que se planteó al inicio de la guerra no era un sueño, ni una utopía, sino que cambios radicales en nuestra sociedad, cambios profundos que permitieran mejorar la vida de todos, mejores viviendas, mejores servicios, mejor educación para nuestros cipotes, un desarrollo cultural, un despegue económico que nos permitiera avanzar hacia otra sociedad. Es eso lo que estaba planteado hace cuarenta años, antes incluso. Y es lo que en realidad está planteado hoy.

En estos momentos nos hace falta el instrumento político que pueda volver a movilizar las fuerzas populares hacia esos objetivos. Ahora ya no se trata de volver a empuñar las armas, se trata de persuadir a nuestros compatriotas que debemos luchar políticamente para devolverle al país un horizonte de futuro. Pero se trata de salir de la politiquería actual, del sucio manoseo de la cosa pública, de luchar sin entrar en componendas con los adversarios, con los enemigos del progreso del país. Crear el instrumento no es fácil, hay que producir nuevas ideas, nuevos comportamientos, nuevos ideales. Tenemos que salir de esa falsa alternativa, ARENA o FMLN, ambos partidos están al servicio de la oligarquía y buscan gozar del dinero del Estado. Las crónicas de los diarios y televisiones están repletas de noticias sobre la corrupción pestilente.

La nueva acción política tiene que desplegarse al interior de la población, buscar en la sociedad las soluciones inmediatas, crear los comités de barrio que puedan servir de trampolines para la actividad social de prevención y de solidaridad ciudadana. En estos momentos no podemos pretender a acciones de grandes tamaños, pero fundar y animar clubes de discusión, de diversiones sanas en los barrios, la creación de círculos de lectura, etc. Pero también círculos de reflexión y de proposición política. Es imprescindible desechar la esperanza en un hombre providencial, de un líder que venga a pensar y a resolver nuestros problemas. Esa es una falsa esperanza, eso no resuelve nada, sino que posterga las soluciones. Nuestros problemas son comunes, es entre todos que vamos a encontrar las soluciones, los modos de organizarnos, el pensamiento eficaz que alumbre nuestra realidad.